Escoliosis tratamiento

La escoliosis es una desviación lateral de la columna vertebral, que suele acompañarse con una rotación de la misma. Se considera escoliosis cuando supera los 10º, ya que por debajo de ese valor se catalogan como desviaciones  normales. La incidencia de la escoliosis en la población general va del 0,3% hasta el  15.2%, dependiendo de diversos factores.

escoliosis-tipos

escoliosis tratamiento

Tipos de escoliosis

Existen una gran variedad de clasificaciones de los tipos de escoliosis, en función de diversos factores: las causas que la provocan, la edad de aparición, el tipo de curvas, etc. Sin embargo, con el fin de facilitar la lectura las clasificaremos de la siguiente forma:

  • Escoliosis lumbar con compensación dorsal. La verdadera curva vertebral provocada por la escoliosis se presenta en el segmento lumbar. Por encima de ella, a nivel dorsal, se genera una curva compensatoria con el objetivo de mantener el equilibrio postural.
  • Escoliosis dorso-lumbar. La escoliosis afecta a la región dorso-lumbar de la columna.
  • Escoliosis dorsal. La curva generada por la escoliosis se produce a nivel dorsal.

Existen otras circunstancias en las que existen desviaciones de la columna que no pueden considerarse escoliosis. En estos casos hablamos de una actitud escoliótica que puede ser provocada principalmente por:

  • Asimetrías de las extremidades inferiores: si una pierna es más larga que la otra la columna trata de compensarlo mediante una curva con el fin de mantener el equilibrio. Es por tanto una columna sana que presenta una compensación.
  • Alteraciones musculares: pueden producirse desviaciones en la columna como respuesta a desequilibrios musculares o contracturas que generen dolor.

Causas de la escoliosis

La mayoría de las escoliosis se consideran de causa desconocida. Generalmente aparece alrededor de los 10 años, en pleno proceso de crecimiento, siendo más frecuente en mujeres que en hombres. Las causas son de carácter multifactorial, existiendo una importante predisposición genética. Sin embargo, también influyen los procesos de crecimiento y maduración de la musculatura, las estructuras de colágeno, el sistema endocrino y el sistema nervioso central, entre otros. Debido esta gran carga genética, el riesgo de escoliosis es hasta tres veces mayor en la descendencia de pacientes con esta condición. Por ello, los niños/as con una historia familiar de escoliosis deben ser cuidadosamente evaluados y en muchos casos iniciar de forma preventiva un tratamiento para la escoliosis.

Detección temprana de la escoliosis

La progresión de la escoliosis está ligada al periodo de máximo crecimiento del individuo. Es importante una detección precoz con el objetivo de minimizar su progresión. Generalmente, los adolescentes con escoliosis no suelen experimentar dolor de espalda. Sin embargo, existen otros signos que pueden alertar de su aparición: hombros y/o caderas desnivelados, asimetría escapular, etc.

Complicaciones asociadas

Entre las principales consecuencias que pueden ser asociadas a la escoliosis encontramos:

  • Insuficiencia respiratoria debido a la limitación de los movimientos inspiratorios y respiratorios normales.
  • Compresión de nervios a causa de la deformidad de la columna
  • Artrosis en las zonas de presión.
  • Dolores de espalda (contracturas, desequilibrios musculares, etc.)
  • Influencia negativa sobre el estado psicológico, la imagen corporal, las relaciones sociales y la autoestima.

Noticias sobre Escoliosis

 

Compartir...