El dolor lumbar es abordado desde diferentes disciplinas y con diversos tipos de tratamientos en los que es común hacer uso terapéutico del frío o calor para el dolor de espalda. Ambas técnicas, frío o calor, son simples de aplicar, presentan un bajo coste y pueden ser usadas por el paciente en su propia casa o por el profesional de la salud como parte de su tratamiento en el centro de rehabilitación. ¿Frío o calor? ¿Cuál elegir?

frío o calor para el dolor de espalda

Aplicación de calor para el dolor de espalda

bolsa de calor para el dolor de espaldaEl calor eleva la temperatura de los tejidos a unos 0,5 cm de profundidad de la superficie de la piel. La aplicación de calor para el dolor de espalda se puede realizar de distintas formas: botellas de agua, piedras calentadas, sacos de granos o semillas calentadas, cataplasmas, toallas calientes, baños calientes, envolturas térmicas o mantas eléctricas entre otros.

Los efectos fisiológicos de la aplicación de calor incluyen el alivio del dolor, el incremento del riego sanguíneo (que mejora la recuperación, incrementando la cantidad de nutrientes y oxígeno aportados a la lesión) y el incremento de la elasticidad del tejido conectivo (cambios en las propiedades viscoelásticas del colágeno). Además, el metabolismo local se incrementa por el calentamiento, lo que puede promover la curación.

Aplicación de frío para el dolor de espalda

La terapia con frío baja la temperatura de los tejidos y se utiliza para reducir la inflamación o el edema. Puede realizarse mediante crioterapia, hielo, toallas frías, paquetes de gel, etc.

hielo para el dolor de espaldaLa terapia con frío presenta numerosos efectos sobre los tejidos. Reduce la temperatura de la piel y el músculo así como el flujo sanguíneo hacia los tejidos ya que activa el reflejo simpático de la vasocontricción. Esto provoca una reducción del edema y retarda y reduce la inflamación. Por otra parte, el frío produce un efecto anestésico ya que reduce la capacidad de activación y eficacia de los receptores del dolor.

Me duele la espalda ¿Frío o calor?

Comenzaremos mencionando la evidencia científica actual acerca de los beneficios de la terapia con calor para el dolor de espalda. Los diferentes estudios muestran que, a corto plazo y en las primeras etapas del tratamiento (primeros 4 días), la aplicación de calor calma la intensidad del dolor y mejora la función. Además, si se combina con ejercicio, el efecto es mayor. Según ciertos estudios el alivio provocado por el calor puede ser más efectivo que el paracetamol o el ibuprofeno tras dos días de tratamiento.

Por otra parte, resulta sorprendente que pocos estudios hayan analizado el efecto de la aplicación de frío sobre el dolor de espalda agudo. Únicamente pequeños estudios encontraron que la aplicación de frío más un medicamento mejoró en mayor medida el dolor que únicamente el medicamento. Además, los pocos estudios que han tratado de enfrentar ambas técnicas terapéuticas han resultado ser poco consistentes y arrojan resultados contradictorios.

En definitiva, la evidencia actual sostiene que la aplicación de calor a corto plazo, combinada con la realización de los ejercicios adecuados, son una buena opción para el correcto abordaje del dolor de espalda agudo.


Chou, R., Deyo, R., Friedly, J., Skelly, A., Hashimoto, R., Weimer, M., … & Grusing, S. (2016). Noninvasive treatments for low back pain.
French, S. D., Cameron, M., Walker, B. F., Reggars, J. W., & Esterman, A. J. (2006). Superficial heat or cold for low back pain. Cochrane Database Syst Rev, 1.
Malanga, G. A., Yan, N., & Stark, J. (2015). Mechanisms and efficacy of heat and cold therapies for musculoskeletal injury. Postgraduate medicine, 127(1), 57-65.
Resultados de la Búsqueda: 2 ¿Es mejor el frío o calor para el dolor de espalda?
  1. Hola

    Que tiempo has dedicado a tremendo a porte y hay cuantiosas cosas que no conocía
    que me has enseñado, esta genial.. te quería reconocer el espacio que
    dedicaste, con unas infinitas gracias, por enseñarle a gente como yo jajaja.

    Adios


[Arriba]

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir...