Protocolo de mantenimiento

Cuando el paciente se encuentra clínicamente mejor, con menos dolor, ha ganado fuerza, que ya podemos volver a medir, y resistencia, la protección que ejercen las máquinas David ya no es tan imprescindible. Entramos en la fase de mantenimiento de la espalda. Los ejercicios que puede realizar el paciente son más libres y con mayor autonomía.

Ejercicios Funcionales

En esta fase podemos seguir mejorando al paciente combinando las máquinas David con una serie de ejercicios funcionales, perfectamente integrados con las máquinas. El objetivo es mejorar el equilibrio y la coordinación de movimiento, con lo que el paciente mejora su condición física general.

Los ejercicios para el mantenimiento de la espalda abarcan miembros superiores e inferiores, siempre tomando como eje de trabajo la espalda del paciente. Se realizan dos veces por semana, con una duración de 60 a 90 minutos cada sesión, y por un tiempo indefinido. En algunos casos se realiza sólo una vez por semana, con lo que se consigue mantener un estado funcional óptimo de la espalda y una mejoría de la condición física general.

  • FLEXIÓN DORSO LUMBAR DAVID 130

  • EJERCICIOS FUNCIONALES

Compartir...