El paracetamol (también conocido como acetaminofén) es uno de los medicamentos de venta libre más utilizados en el mundo. Su comercialización desde hace más de 60 años y sus pocos efectos secundarios lo convierten en uno de los analgésicos más antiguos y seguros del mercado.

paracetamol dolor espalda

Investigando la eficacia del paracetamol para el dolor de espalda

Hasta el año 2000 la mayoría de guías para el tratamiento y gestión del dolor de espalda agudo recomendaban de forma universal el uso del paracetamol como primera línea de acción contra el dolor lumbar. Sin embargo, estas guías a menudo basaban sus recomendaciones en cuanto a la prescripción de paracetamol en evidencia científica indirecta (de baja calidad), consensos a los que llegaban los desarrolladores de las propias guías y a la mayor seguridad de este medicamento respecto a otros como los AINEs o los opioides.

La incertidumbre sobre el paracetamol como analgésico para el dolor de espalda se resaltó en 2008 con la aparición de la primera revisión sistemática de la efectividad del medicamento. Contra todo pronóstico, el resumen de los estudios publicados hasta la fecha señaló la ausencia de datos concluyentes sobre la eficacia del mismo. Tras éste, más estudios han cuestionado la eficacia del medicamento para las personas con dolor de espalda agudo.

Actualmente existe evidencia científica de alta calidad que afirma que no hay diferencias entre el tratamiento con paracetamol y un placebo para el dolor de espalda agudo en cuanto a intensidad del dolor, discapacidad, funcionalidad, calidad de vida, calidad del sueño y recuperación. Por otro lado, existe evidencia de muy baja calidad que afirma que el uso de paracetamol para el dolor de espalda crónico tampoco es efectivo contra el dolor.

Consecuencias y recomendaciones

Pese a que el paracetamol es ampliamente considerado como un fármaco seguro cuando se administra en dosis apropiadas, hay pruebas claras de que dosis más altas o el uso prolongado del mismo puede conducir a problemas entre los que destacan la insuficiencia hepática y alteraciones cardiovasculares. Además, como ya hemos mencionado, actualmente no existe ninguna evidencia directa que apoye el tratamiento con paracetamol como recomendación universal para el dolor de espalda. Debido a ello, la prescripción de este medicamento como tratamiento del dolor de espalda debe reconsiderarse, aunque en algunos casos la percepción de mejoría podría sumar un efecto placebo.

Si no sabéis cómo gestionar vuestro dolor de espalda os aconsejamos leer nuestra entrada acerca de las opciones terapéuticas disponibles.


Davies, R. A., Maher, C. G., & Hancock, M. J. (2008). A systematic review of paracetamol for non-specific low back pain. European Spine Journal, 17(11), 1423.
Saragiotto, B. T., Machado, G. C., Ferreira, M. L., Pinheiro, M. B., Abdel Shaheed, C., & Maher, C. G. (2016). Paracetamol for low back pain. The Cochrane Library.
Williams, C. M., Maher, C. G., Latimer, J., McLachlan, A. J., Hancock, M. J., Day, R. O., & Lin, C. W. C. (2014). Efficacy of paracetamol for acute low-back pain: a double-blind, randomised controlled trial. The Lancet, 384(9954), 1586-1596.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir...