Miles de mujeres llevan tacones diariamente. Aproximadamente, entre el 58% y el 66% de ellas padecen de dolor lumbar, un porcentaje más elevado de lo habitual.

La creencia más firmemente arraigada tanto en la población general como entre los profesionales de la salud es que el uso de tacones altos provoca un aumento de la curva lumbar (hiperlordosis) e inclinación de la pelvis que son los causantes del dolor lumbar. Pero ¿Es esto cierto?

tacones

Influencia de los tacones sobre la postura corporal

Múltiples estudios han observado los efectos sobre la posición de la columna vertebral, la pelvis y otras partes del cuerpo asociados a llevar zapatos de tacón. Sin embargo, las investigaciones no han conseguido llegar a una conclusión clara ya que los resultados son dispares. Ciertos estudios muestran que, en efecto, existe un aumento de la curvatura lumbar al calzar tacones. La mayoría, sin embargo, encuentran disminuciones de la lordosis lumbar o no encuentran cambios en la misma. ¿Cómo se explican estos resultados? ¿Por qué algunas personas aumentan su curvatura lumbar al llevar tacones y otras incluso la disminuyen?

Como explicamos en entradas anteriores, una de las funciones principales de las curvas de la columna, especialmente de la lordosis lumbar y cervical, es el mantenimiento de la estabilidad y el equilibrio manteniendo el centro de gravedad en la posición adecuada.

Al calzar zapatos de tacón alto, los talones se elevan y el peso del cuerpo es llevado hacia delante por lo que el centro de gravedad se desplaza hacia arriba y se adelanta. Para no caernos hacia delante, este cambio en el centro de gravedad debe ser compensado. Es aquí donde se puede dar respuesta a la cuestión planteada. En los diferentes estudios se ha visto como cada persona adopta de forma consciente o inconsciente estrategias diferentes para realizar esta compensación.

Las diferentes características musculares de cada individuo desempeñen un papel importante como mecanismo compensatorio en el mantenimiento de la postura. Algunas personas compensan el desequilibrio provocado por los tacones reduciendo o aumentando las diferentes curvaturas de su espalda ya sea lumbar, torácica e incluso cervical. No obstante, otros pueden carecer de la fuerza y resistencia muscular apropiada en el tronco por lo que tienen que recurrir a mecanismos de compensación con las extremidades, concretamente las rodillas, para mantener el cuerpo equilibrado. Esto podría explicar los diferentes patrones de dolor observados en mujeres que usan tacones altos con frecuencia.

Compensación Tacones

Diferentes estrategias de compensación observadas al calzar tacones en las que se observan modificaciones en diferentes articulaciones: tobillo, rodilla, cadera y columna.

Entonces ¿Por qué esa creencia errónea?

Generalmente esta creencia se basa en la evaluación visual de la lordosis por parte de los profesionales de la salud. No obstante, se ha comprobado que este método tiene una validez limitada principalmente debido a que la percepción de una lordosis aumentada está fuertemente influenciada por el contorno de los glúteos.  Se ha determinado que la adopción de una postura compensatoria para los tacones, puede requerir una mayor contracción glútea y por lo tanto podría aumentar la prominencia visual de estos músculos, que puede percibirse erróneamente como un incremento de la curvatura lumbar.

En definitiva, se ha transmitido información poco consistente con la mayoría de investigaciones publicadas sobre el efecto de los zapatos de tacón alto en la lordosis lumbar. Para su adecuado tratamiento, y teniendo en cuenta que tanto el dolor lumbar como el uso de zapatos de tacón alto resultan muy comunes, es necesario integrar la evidencia disponible en la práctica.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir...