fbpx

Dormir es una función restauradora esencial del organismo y su alteración puede traer consecuencias tanto psicológicas como fisiológicas. Por ello los desórdenes del sueño son un aspecto a tener en cuenta en el cuidado de nuestra salud.

En este sentido la cantidad de horas de sueño es uno de los puntos clave. Sin embargo este factor varía con cada persona. Incluso dentro del mismo individuo las horas de sueño necesarias cambian a lo largo de su vida. Es por tanto un valor que debe individualizarse para que el sujeto pueda hacer frente a los requerimientos del día a día con energía. Dicho esto, generalmente un descanso de menos de 6 horas suele resultar insuficiente.

No obstante, no solo la cantidad importa, la calidad también es relevante. De hecho la calidad del sueño puede verse influida por múltiples factores como el ruido, la humedad, temperatura, iluminación, sistemas de descanso, estrés, dolor, medicación, etc.

desórdenes del sueño

Relación entre dolor lumbar y desórdenes del sueño

Los estudios muestran que entre el 50 y el 60% de las personas con dolor lumbar muestran alteraciones del sueño: incremento del tiempo para conseguir dormir, reducción del tiempo total de descanso, fragmentación del tiempo de sueño y peor eficiencia del descanso.

Por otra parte, se ha venido observando que el sueño resulta ser un modulador de la intensidad del dolor de espalda. Por ejemplo, ciertos estudios en pacientes sin dolor han demostrado que las alteraciones del sueño aumentan la aparición del dolor de espalda así como el aumento de la sensibilidad al dolor. Además, otros estudios han demostrado que mejoras en el descanso de pacientes con dolor de espalda reducen la intensidad del mismo de forma significativa.

A parte del aumento de la intensidad del dolor, los desórdenes del sueño se han relacionado con una amplia gama de factores relacionados con la aparición y perpetuación del dolor de espalda: mala función física, fatiga, evaluación y enfrentamiento al dolor, ansiedad, estrés, depresión, etc.

En definitiva la alteración del descanso empeora una serie de factores tanto psicológicos como fisiológicos asociados al dolor de espalda. Además su relación es bidireccional y se retroalimenta. Una mala cantidad y calidad del sueño provocará un aumento del dolor de espalda que a su vez dificultará y alterará el siguiente periodo de descanso creando un ciclo del que resulta complicado escapar.

Se debe “romper” este ciclo bidireccional descanso-dolor. Se ha demostrado que la terapia física adecuada mejora ambos componentes: reduce el dolor y mejora el sueño. Además, se relaciona con una mejora de la función física, retorno a la actividad laboral, depresión y otras variables involucradas. Por tanto el ejercicio terapéutico resulta un componente crítico en la gestión del dolor de espalda.


Alsaadi, S. M., McAuley, J. H., Hush, J. M., Lo, S., Lin, C. W. C., Williams, C. M., & Maher, C. G. (2014). Poor sleep quality is strongly associated with subsequent pain intensity in patients with acute low back pain. Arthritis & Rheumatology, 66(5), 1388-1394.
França, V. L., Koerich, M. H. A. D. L., & Nunes, G. S. (2015). Sleep quality in patients with chronic low back pain. Fisioterapia em Movimento, 28(4), 803-810.
Gerhart, J. I., Burns, J. W., Post, K. M., Smith, D. A., Porter, L. S., Burgess, H. J., … & Keefe, F. J. (2016). Relationships Between Sleep Quality and Pain-Related Factors for People with Chronic Low Back Pain: Tests of Reciprocal and Time of Day Effects. Annals of Behavioral Medicine, 1-11.
Stubbs, B., Koyanagi, A., Thompson, T., Veronese, N., Carvalho, A. F., Solomi, M., … & Vancampfort, D. (2016). The epidemiology of back pain and its relationship with depression, psychosis, anxiety, sleep disturbances, and stress sensitivity: Data from 43 low-and middle-income countries. General Hospital Psychiatry, 43, 63-70.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir...