fbpx

El dolor lumbar es particularmente frecuente en aquellas personas que se sientan durante períodos prolongados. De hecho, permanecer sentado durante más de medio día de trabajo (4 horas) se asocia fuertemente con un mayor riesgo de dolor lumbar. Dicha relación se vuelve más preocupante si tenemos en cuenta que aproximadamente el 75% de los trabajadores tienen ocupaciones que requieren permanecer sentados prolongadamente.

fitball silla trabajo

El fitball como silla de trabajo

El creciente interés por la ergonomía en el puesto de trabajo ha impulsado el uso de productos innovadores que sustituyan a los clásicos asientos de la oficina. Una de las soluciones que se han propuesto para reducir el riesgo de padecer dolor lumbar es reemplazar las sillas tradicionales por fitballs (también conocidas como pelotas suizas).

Los fabricantes de dicho material y los defensores de esta solución argumentan que usar este tipo de dispositivos promueve una “sedestación activa” que favorecerá la realización de pequeños movimientos corporales, liberando la tensión muscular, aumentando la fuerza y resistencia del tronco y mejorarando la postura.

fitball como silla

Sin embargo pocos estudio han apoyado estas afirmaciones ya que únicamente se han encontrado pequeños incrementos en la activación muscular y cambios en la postura de la columna vertebral con su uso. No sólo eso sino que además, se ha relacionado la utilización continuada del fitball como silla de oficina con una mayor incomodidad y dolor.

¿Es recomendable reemplazar la silla por un fitball?

El principal problema de estar sentado de forma prolongada, no reside en el diseño del asiento  ni en la mejor o peor postura (factores que también influyen) sino en el mantenimiento de una determinada postura durante mucho tiempo que terminará provocando fatiga en los tejidos y dolor. Por tanto, sea cual sea el dispositivo que utilicemos, sentarnos de forma prolongada no será lo más aconsejable. Las recomendaciones actuales establecen realizar descansos activos como levantarnos, dar pequeños paseos o realizar algún estiramiento cada 20-30 minutos. Sin embargo, los trabajadores de oficina raramente siguen las advertencias y permanecen sentados por más tiempo de lo recomendado.

Una vez dicho esto, el uso del fitball puede ser interesante durante periodos cortos de tiempo y alternándolo con la silla habitual si con esto se consigue alentar a los trabajadores a cambiar de postura y tomar descansos al poder alternar entre las dos opciones de asiento.


Elliott, T. L. P., Marshall, K. S., Lake, D. A., Wofford, N. H., & Davies, G. J. (2016). The Effect of Sitting on Stability Balls on Nonspecific Lower Back Pain, Disability, and Core Endurance: A Randomized Controlled Crossover Study. Spine41(18), E1074-E1080.
Gregory, D. E., Dunk, N. M., & Callaghan, J. P. (2006). Stability ball versus office chair: comparison of muscle activation and lumbar spine posture during prolonged sitting. Human Factors48(1), 142-153.
Jackson, J. A., Banerjee-Guénette, P., Gregory, D. E., & Callaghan, J. P. (2013). Should we be more on the ball? The efficacy of accommodation training on lumbar spine posture, muscle activity, and perceived discomfort during stability ball sitting. Human factors55(6), 1064-1076.
Schult, T. M., Awosika, E. R., Schmunk, S. K., Hodgson, M. J., Heymach, B. L., & Parker, C. D. (2013). Sitting on stability balls: biomechanics evaluation in a workplace setting. Journal of occupational and environmental hygiene10(2), 55-63.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir...