fbpx

Muchas personas que acuden a nuestro centro con dolor de espalda y/o cuello, independientemente de la patología diagnosticada, refieren que se les ha recomendado la natación para el dolor de espalda como el ejercicio mas beneficioso.

Es verdad que el entrenamiento en el medio acuático (ya sea natación u otras actividades) puede ser una interesante opción para el fortalecimiento de la musculatura de la espalda y el cuello. Sin embargo, antes de realizar esta recomendación en general se debería tener en cuenta ciertos aspectos básicos, como la experiencia previa del individuo en el medio acuático, su competencia en el mismo, así como las posibles patologías y desequilibrios artro-musculares.

Hay que tener en cuenta que no podrá realizar la misma actividad en el agua alguien que sabe nadar correctamente que un individuo poco experimentado o incluso alguien con aprensión al medio. Tampoco deberá ser igual la actividad llevada a cabo por un individuo con hernia discal (por ejemplo) que alguien sin ninguna patología. Finalmente, no todos los estilos de natación son iguales.

¿Recomendar la natación para el dolor de espalda y cuello?

En los casos de dolor de espalda y cuello sería más interesante proponer la realización de ejercicio físico en el medio acuático bajo la supervisión de un profesional en lugar de simplemente la natación. En ciertos casos, los estilos de natación normalmente aconsejados pueden estar contraindicados o pueden requerir de modificaciones. Además, el ejercicio más indicado en el agua puede ir más allá de los estilos de natación tradicionales haciendo uso de otros materiales y ejercicios para la consecución de los objetivos propuestos. Por todo ello, resulta de vital importancia individualizar el entrenamiento acuático en base a las características del individuo y, siempre, tras haber realizado una completa exploración física.

Natación y ejercicios acuáticos

En resumen, la recomendación extendida de nadar porque “es bueno para la espalda” deberá realizarse bajo la supervisión adecuada de un profesional que analice el caso en profundidad y aplique un programa de entrenamiento individualizado escogiendo entre las amplias posibilidades de ejercicio que nos ofrece el medio acuático para maximizar los beneficios del mismo y minimizar posibles riesgos.

Resultados de la Búsqueda: 2 Natación para el dolor de espalda y cuello
  1. He tenido problemas de lumbalgia y la natación me ha servido para eliminar totalmente el dolor lumbar que padecia, tengo que indicar que he pasado de no hacer ningún tipo de ejercicio a practicarlo con regularidad. Aún así, a veces me resiento de la zona lumbar después de alguna práctica. ¿Hay algún estilo que debería evitar cuando practico natación?

    • Hola Alfonso, los estilos con más carga sobre la zona lumbar son la braza y la mariposa. Deberías evitarlos con más motivo si no tienes experiencia previa con ellos. En cuanto a los estilos de crol y espalda suelen ser los más recomendados aunque, como comentamos en el artículo, deberían revisarse y adaptarse a tus características individuales. Por ejemplo, si tienes una hiperlorodosis lumbar y no controlas bien tu tronco durante el crol, puedes estar forzando la columna a arquearse. Te recomendamos que te pongas en manos de un profesional para que analice tu caso, realice las adaptaciones necesarias, te enseñe la técnica correcta y te guíe en el proceso de entrenamiento. Y recuerda, no todo la actividad en el agua se reduce a nadar.
      Esperamos haber despejado tus dudas. ¡Estamos a vuestra disposición y nos encanta que interactuéis!
      Un saludo, equipo Medspine.


[Arriba]

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir...