fbpx

Durante las últimas décadas la investigación científica se ha enfocado en determinar los factores de riesgo para el dolor crónico tanto lumbar como cervical. Esta búsqueda se ha dirigido hacia el campo de la psicología tratando de determinar factores que puedan disminuir la experiencia del dolor agudo, modular la adaptación al dolor crónico o proteger contra el desarrollo del mismo.

Optimismo y dolor de espalda crónico

Entre las características psicológicas que han demostrado promover la resistencia al dolor se encuentra el optimismo. El optimismo puede describirse como la tendencia de los individuos a esperar que les sucedan cosas positivas en el futuro. Está ligado a otras variables psicológicas como son la autoeficacia, la esperanza y el afecto positivo.

optimismo

Dado que las personas optimistas esperan una probabilidad de éxito mayor, es más probable que se comprometan y persistan en las acciones y esfuerzos dirigidos hacia el objetivo. Esto se traduce, por ejemplo, en una mayor adherencia y constancia en los tratamientos.

Las personas optimistas tienden a mostrar niveles de dolor más bajos

Además, ciertos estudios muestran que las personas optimistas tienden a mostrar niveles de dolor más bajos, menor catastrofismo, mayor esperanza frente al dolor y estrategias de afrontamiento más efectivas.

Por el contrario, las personas pesimistas que tienden a involucrarse en pensamientos negativos y catastrofistas con respecto a su dolor pueden quedar atrapadas en un círculo vicioso de dolor crónico. El miedo al dolor puede conducir a una evitación del movimiento que a su vez provocará mayor discapacidad y dolor.

“La actitud optimista frente al dolor conduce a un afrontamiento del problema. Esto provocará una mayor adherencia al tratamiento y una mayor exposición al movimiento que reforzarán la disminución del miedo y los pensamientos negativos” – Linton, S. J., Vlaeyen, J., & Ostelo, R. (2002). The back pain beliefs of health care providers: are we fear-avoidant?. Journal of occupational rehabilitation12(4), 223-232.

Conclusiones

Romper este círculo es clave para la progresión adecuada en el tratamiento del dolor crónico tanto lumbar como cervical. Esto se consigue adoptando actitudes positivas y entendiendo que el movimiento y el ejercicio adecuado no es peligroso, sino todo lo contrario.

Bajo nuestra experiencia, por lo general, los pacientes con estas características responden mejor a los tratamientos y la evolución en los distintos procesos puede progresar más rápidamente. Por el contrario, las personas con una actitud pesimista generalmente presentan una menor constancia en el tratamiento y una evolución más lenta.

En definitiva, una actitud optimista parece proteger contra el desarrollo de este círculo vicioso que conduce al dolor crónico lumbar y cervical.


Avvenuti, G., Baiardini, I., & Giardini, A. (2016). Optimism’s explicative role for chronic diseases. Frontiers in psychology7, 295.
Basten-Günther, J., Peters, M., & Lautenbacher, S. (2018). Optimism and the Experience of Pain: A Systematic Review. Behavioral Medicine, 1-17.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir...