fbpx

Actualmente, es cada vez más habitual observar a niños y jóvenes con “defectos posturales”, así como dolor de espalda y cuello fruto del sedentarismo. Indiscutiblemente, modificar la postura al sentarse o al estar de pie afecta a la actividad de los músculos del tronco y la carga que recae sobre la columna vertebral. Por ello, fomentar una adecuada autocorrección postural puede resultar especialmente importante.

Para lograr un cambio en la postura corporal mientras estamos sentados o de pie se han utilizado tradicionalmente instrucciones como “ponte recto”. Este tipo de instrucciones han sido usados comúnmente por padres, profesores e incluso profesionales de la salud como forma de mejora postural. Pero, ¿Son estos comandos efectivos? ¿Estamos ayudando a los jóvenes con este tipo de frases?

¿Por qué no funciona decirle a alguien que se ponga recto?

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es spine-2539697_1920-683x1024.jpg
Curvas adecuadas de la columna vertebral

Una de las características más aceptadas que determinan la calidad de la postura corporal son las curvaturas de la columna. Una posición más adecuada deberá implicar una ligera lordosis lumbar y una ligera cifosis torácica. Esta posición permite evitar el dolor resultante de adoptar posiciones en rangos articulares extremos y facilita la adopción del patrón más deseable de activación de los músculos del tronco.

Varios estudios han evaluado los cambios que se producen en las curvas de la espalda al recibir la instrucción de ponernos rectos. Los resultados revelaron que, sin ninguna otra orientación, los participantes no eran capaces de adquirir la postura idónea de acuerdo con los estándares propuestos en la literatura. Es decir, cuando a un niño le decimos “ponte recto” sin enseñarle previamente cual es la postura adecuada o sin corregirle, las modificaciones posturales que realiza por sí mismo no son las más adecuadas.

La adopción de una postura adecuada de la columna vertebral puede ser difícil de conseguir y requiere de un aprendizaje postural previo y/o una corrección.

Conclusiones

En definitiva, cuando veamos a nuestros hijos con posturas inadecuadas, evitemos decirles «!Niño, ponte recto¡». Con esto solo conseguiremos que modifique su posición corporal a corto plazo llevándole a adoptar una postura que tampoco será a más adecuada. Para realizar cambios posturales a largo plazo será necesario un reaprendizaje postural a través del ejercicio.


Czaprowski, D., Pawłowska, P., Stoliński, Ł., & Kotwicki, T. (2014). Active self-correction of back posture in children instructed with ‘straighten your back’commandManual Therapy19(5), 392-398.
Czaprowski, D., Pawłowska, P., Kolwicz-Gańko, A., Sitarski, D., & Kędra, A. (2017). The influence of the “straighten your back” command on the sagittal spinal curvatures in children with generalized joint hypermobility. BioMed research international2017.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir...