fbpx

La recuperación del dolor de espalda de tipo crónico (meses e incluso años de evolución) es un proceso complejo que puede variar de una persona a otra. Sin embargo, presenta unas características comunes que debemos tener en cuenta.

Aspectos a tener en cuenta durante la recuperación del dolor de espalda

Cada persona es diferente, y por tanto los efectos del tratamiento pueden resultar variables entre pacientes. Sin embargo, los datos nos hacen ser optimistas ya que apuntan a que en más del 80% – 90% de los casos se experimenta una mejoría considerable en términos de disminución del dolor e incremento de la capacidad funcional.

recuperación del dolor de espalda crónico

Por otra parte, resulta difícil establecer en qué momento del tratamiento se va a empezar a producir una mejoría significativa por lo que se debe tomar la recuperación como un objetivo a medio plazo. Especialmente en cuadros crónicos de largo recorrido, hay que entender que el dolor no va a desaparecer instantáneamente, ni la capacidad funcional se va a recuperar al momento. La paciencia y la constancia son clave.

Existirán momentos durante el proceso en los cuales pueda haber un ligero incremento del dolor. Esto es absolutamente normal, y en ningún caso es perjudicial para la adecuada evolución del cuadro clínico. Muchas veces esto puede chocar con la expectativa de mejoría que a menudo se imagina como una tendencia creciente y progresiva (ver imagen). No obstante esto raras veces ocurre, por la propia naturaleza del proceso es habitual pasar por periodos de “recaída” o mayor dolor. Sin embargo, esto no debe interpretarse como un retroceso en la evolución. Se debe observar la situación con perspectiva tratando de comparar el punto inicial y el alcanzado para poder observar la mejoría.

Proceso de recuperación del dolor de espalda crónico

Finalmente destacar que la mejoría no puede observarse únicamente en la reducción del dolor, que es sin duda el objetivo principal. Sino también, en que la persona pueda realizar actividades o mantener posturas que antes no podía. Es un buen signo de mejoría que esas actividades las pueda realizar durante más tiempo y que el dolor que le provoca una determinada situación o actividad se recupere antes o incluso que las crisis de dolor más agudas aparezcan cada vez más espaciadas en el tiempo.

Ser conocedor de todos estos aspectos del proceso de recuperación del dolor de espalda crónico es necesario para afrontarlo con garantías. Si has decidido poner fin a tu dolor de espalda ya conoces el camino.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir...