fbpx

La situación de excepcionalidad provocada por la pandemia del coronavirus ha dado lugar a numerosos cambios en nuestros hábitos de vida. Desde que el Gobierno español decretara el confinamiento el 14 de marzo de 2020, numerosas empresas han tenido que adaptarse a la nueva situación e iniciar un período de teletrabajo. Ante la imposibilidad de mantener un estrecho contacto social, este nuevo estado ha tenido un profundo impacto en la población tanto física como psicológicamente.

Sabemos que el dolor de espalda es un problema de salud relacionado con el trabajo de oficina. Las condiciones ergonómicas en el lugar de trabajo condicionan la salud de la espalda de los trabajadores. Por ello, sería comprensible que aquellos trabajadores que realicen teletrabajo puedan ver agravada sus problemas de espalda.

Teletrabajo

¿Está relacionado el teletrabajo con mayor dolor de espalda?

Algunos estudios han analizado la prevalencia y la intensidad del dolor de espalda y cuello en personas que realizan teletrabajo.

Por un lado, ciertos estudios han visto aumentos del dolor en varias zonas corporales (cuello, cabeza, espalda y hombros) al realizar la transición desde un puesto de trabajo presencial al teletrabajo. Estos resultados pueden justificarse porque los empleados no disponen de los recursos suficientes para adaptar adecuadamente sus estaciones de trabajo en casa. Al ser encuestados, los empleados que realizan teletrabajo afirman utilizar ordenadores portátiles en lugar de equipos de escritorio, sillas inadecuadas e incluso sillones o camas para desempeñar sus funciones laborales. Además, se observó también una disminución de la actividad física semanal realizada así como un aumento del tiempo que pasaron sentados respecto a la situación de trabajo presencial.

Sin embargo, otros estudios realizados en nuestro país durante el confinamiento han encontrado resultados contrarios. En aquellas personas que realizaban teletrabajo se produjeron reducciones en el dolor de espalda y cuello ¿Cómo es esto posible? Esto es debido a que, al revés que en el primer estudio, las personas que realizaban teletrabajo aumentaron significativamente sus niveles de actividad física pasando de realizar ejercicio ocasional a ejercicio frecuente. Es decir, el confinamiento domiciliario produjo un cambio en los hábitos de la población haciendo que se realizará más ejercicio. Sabemos que el ejercicio es uno de los métodos de tratamiento más eficaces para el dolor musculoesquelético por lo que podría explicar los mejores resultados.

Pero no sólo se encontró un aumento de la frecuencia sino también un cambio en el tipo de ejercicio realizado. Se produjo una disminución de la realización de actividad física aeróbica (correr, andar en bici, caminar…) debido a la imposibilidad de salir de casa y realizarla al aire libre. La mayoría sustituyeron este ejercicio aeróbico por ejercicios de fuerza u otros como estiramientos que son precisamente el tipo de ejercicios a los que la ciencia atribuye mayores beneficios en cuanto al tratamiento y prevención del dolor musculoesquelético.

Depende de tí

Los niveles de actividad física y el tipo de ejercicio realizados son dos de los factores con mayor influencia en la manifestación del dolor de espalda y cuello. Por tanto, el teletrabajo puede ser una buena oportunidad para mejorar nuestros niveles de ejercicio gracias a la posibilidad de una mejor conciliación laboral y doméstica. Disponer de mayor libertad puede ayudar a incluir ejercicios de fuerza y de estiramientos en nuestros hábitos diarios que ayuden a nuestra salud musculoesquelética.


Gerding, T., Syck, M., Daniel, D., Naylor, J., Kotowski, S. E., Gillespie, G. L., … & Davis, K. G. (2021). An assessment of ergonomic issues in the home offices of university employees sent home due to the COVID-19 pandemic. Work, (Preprint), 1-12.
Rodríguez-Nogueira, Ó., Leirós-Rodríguez, R., Benítez-Andrades, J. A., Álvarez-Álvarez, M. J., Marqués-Sánchez, P., & Pinto-Carral, A. (2021). Musculoskeletal Pain and Teleworking in Times of the COVID-19: Analysis of the Impact on the Workers at Two Spanish UniversitiesInternational Journal of Environmental Research and Public Health18(1), 31.
Šagát, P., Bartík, P., Prieto González, P., Tohănean, D. I., & Knjaz, D. (2020). Impact of COVID-19quarantine on low back pain intensity, prevalence, and associated risk factors among adult citizens residing in riyadh (Saudi Arabia): A cross-sectional study. International journal of environmental research and public health17(19), 7302.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir...