fbpx

Las articulaciones sacroilíacas constituyen un eslabón más del complejo sistema encargado de otorgar la estabilidad y movimiento adecuados a la región lumbar y la pelvis.

Estas articulaciones sufren una evolución natural a lo largo de los años. En la niñez son más móviles, sin embargo, a lo largo de la pubertad y la edad adulta se tornan gradualmente más rígidas. De hecho, hacia los 80 años de edad es común encontrar un gran desgaste del cartílago e incluso una osificación completa. Estos cambios degenerativos, al contrario de lo que pueda pensarse, no resultan ser patológicos sino una respuesta natural a la carga creciente sobre la articulación.

Función de las articulaciones sacroilíacas

La articulación sacroiliaca posee características únicas que le permiten satisfacer las demandas de movimiento y estabilidad del organismo. Está concebida principalmente para proporcionar estabilidad por lo que es relativamente rígida, siendo la movilidad secundaria, aunque no por ello menos importante. En definitiva sus propiedades aseguran el cumplimiento de sus dos principales funciones:

– Aliviar las cargas sobre la pelvis. Los ligeros movimientos de las articulaciones sacroilíacas permiten que la pelvis no sea una estructura tan rígida y que se amolde sutilmente a las necesidades de movimiento.

– Proporcionar la estabilidad necesaria para la correcta transferencia de cargas entre el tronco y las extremidades.

Pelvis

Estabilidad de la articulación sacroilíaca

La estabilidad de esta articulación la otorgan tanto elementos pasivos (gravedad y ligamentos) como activos (activación muscular).

Para comprender la función de la gravedad sobre las articulaciones sacroilíacas las equipararemos a un arco de piedra. La disposición simétrica de las piezas de piedra del arco que forman las columnas posibilitan que el peso de las mismas se reparta adecuadamente y recaiga sobre la pieza central superior en forma de cuña que cierra el arco. De esta forma el arco puede sostenerse incluso sin cemento. La gravedad actúa sobre la articulación sacroilíaca de forma similar. Los fémures y los huesos ilíacos actúan como las columnas del arco llevando el peso del cuerpo hacia las articulaciones sacroilíacas que, dispuestas en forma de cuña, son la piedra angular de este sistema.

 Articulaciones sacroilíacas arco

La forma de triángulo o cuña en la que se disponen las articulaciones sacroilíacas proporcionan el equilibrio perfecto entre estabilidad y movilidad. –  Fuente: Neumann, D. A. (2013). Kinesiology of the musculoskeletal system: foundations for rehabilitation. Elsevier Health Sciences.

Por otra parte diversos músculos estabilizan y protegen las articulaciones sacroilíacas, ya sea por sus inserciones directas sobre los huesos ilíacos o sacro, sobre los ligamentos o a través de la fascia toracolumbar. Con la contracción muscular se incrementa la tensión sobre la fascia toracolumbar y los ligamentos, además de comprimirse la articulación aumentando la estabilidad sacroilíaca y de la columna lumbar. Destacan por su importancia los músculos erectores/multífidos, la acción conjunta de dorsal ancho y glúteo mayor contrarios, oblicuos y transverso e incluso el bíceps femoral.

La debilidad, descoordinación o disfunción de esta musculatura puede provocar una tensión insuficiente sobre la fascia y los ligamentos acompañada de una disminución de la compresión necesaria en la articulación que lleve a la inestabilidad. Por el contrario, demasiada tensión muscular también puede suponer una excesiva rigidez sacroilíaca.

En definitiva, la inestabilidad o exceso de rigidez de las articulaciones sacroilíacas pueden causar problemas en la región lumbo-pélvica. Resulta evidente la importante función que desempeñan el adecuado funcionamiento muscular y articular en la salud de nuestra espalda.


Neumann, D. A. (2013). Kinesiology of the musculoskeletal system: foundations for rehabilitation. Elsevier Health Sciences.
Resultados de la Búsqueda: 12 Articulaciones sacroilíacas: el arco que sustenta nuestra columna
  1. Tengo 65 años de edad, mujer, y desde hace mas de un año estoy sufriendo mucho con dolor que se inicia en la nalga izquierda que me baja a la pierna y el pie con dolor fino no continuo que se traduce en hormigueo tanto de la pierna en la zona externa lateral izquierdo y en el pie. Me han hecho resonancias de sacroiliacas y lumbares con las que me han diagnosticado engrosamiento en ambas articulaciones sacroiliacas con leve hiperseñal periarticular y leve edema en la sacroiliaca izquierda, pequeña hernia y abombamiento en L4-L5 y leve abombamiento discal L5 S1. Lo hemos tratado con antiinflamatorios inyectables y corticoides inyectables sin ninguna mejoria. Actualmente me estan tratando con magnetoterapia y ultrasonido sin resultados positivos.
    Podrían darme su opinión porque un fisioterapeuta amigo me apunta a que se valore el músculo piramidal?.

    • Hola Mayte, la valoración tanto de piramidal como de otros músculos implicados debe ser tenida en cuenta ya que pueden provocar síntomas como los que nos comentas. De todos modos nos es imposible ser de más ayuda desde la distancia por lo que recomendamos que acudas a tu fisioterapeuta de confianza para que valore tu caso con toda la información.
      Un saludo.

  2. Hola soy bárbara tengo 41 años y me acaban de valorar coxartroxis de pelvis y tienen q operarme me dijo mi doc q me tienen q poner una prótesis w por q tengo gastado mi cartílago pero ala vez me duele el nervio de mi pierna esto me impide caminar con velocidad o normal camino muy lento esto me causa dolor en piernas y pies aparte me dan calentura todos los días mi duda es después de la operación se me quitara el dolor de la pierna la verdad es q tengo miedo ya w me dicen q es peligroso y tardará la recuperación :: gracias y saludos

    • Hola Bárbara, resulta complicado responder a tus dudas sin conocer más detalles sobre tu problema. Los síntomas que manifiestas pueden estar relacionados con la coxartrosis y las alteraciones musculares derivadas de la misma. En los casos de coxartrosis puede ser beneficioso realizar un mantenimiento de la fuerza y la movilidad de la musculatura implicada en la articulación de la cadera tanto antes como después de la operación. En cualquier caso, pregunta a tu médico sobre esta opción y sigue sus consejos ya que es él quien conoce todos y cada uno de los pormenores de tu proceso.
      Un saludo.

  3. Buenas tardes:
    Hace 9 mese di a luz a mi primera hija y desde entonces tuve mucho dolor en la zona baja de la espalda, glúteo adebtro en un solo costado. Cuando mi fisio hubo escartado una sobrecarga en el piramidal, me derivó a un osteopata quien me diagnosticó una inflamación en la articulación sacroilíaca. Ya han pasado 5 meses desde entonces y, a pesar de segui en tratamiento, la verdad es que no he mejorado. Siento mucho dolor durante el día y las noches son peores porque moverme en la cama es extremadamente molesto. Casi no puedo cargar con mi hija en brazos (lo cual me entristece mucho) y muchas jornadas las acabo completamente coja. Mi doctor de cabecera me prescribió ibuprofeno y «esperar» pero la verdad es que lo que hago es desesperar porque vivir con este dolor merma mucho mi calidad de vida. No sé que hacer, es cierto que desde que di a luz he perdido mucho tono muscular, pero no se como ejercitarme con estos dolores. Yo solía correr y andaba muchisimo y ahora me cuesta la vida salir a caminar y suelo acabar agotada y más dolorida de lo normal en la lesión…
    ¿Qué puedo hacer? Haré lo que sea necesario para mejorar. Algun dia querría quedarme embarazada de nuevo y me da pánico que el dolor sumente mas…
    Muchas gracias.

    • Hola Paula, durante el embarazo se producen numerosas transformaciones que pueden afectar a las articulaciones sacroilíacas provocando dolor. Entre ellas destacan el aumento de peso, los cambios hormonales o la modificación de las curvas de la columna. Sin embargo, también se producen otros cambios muy relacionados con el tema que hemos tratado en esta entrada como alteraciones de la musculatura (especialmente abdominal y suelo pélvico) y laxitud ligamentaria. La debilidad muscular acompañada de una tensión insuficiente de ligamentos y tejido fascial puede provocar una movilidad excesiva de la articulación y una pérdida de la estabilidad que desencadene en dolor e inflamación. ¿Qué puedes hacer? Es necesario detectar aquellos desequilibrios musculares producidos durante el embarazo para poder desarrollar un programa de ejercicio terapéutico que restablezca la estabilidad y el correcto funcionamiento de la articulación. Para ello la mejor opción es ponerte en manos de un profesional especializado que pueda dirigirte.
      Esperamos haberte ayudado. Un saludo.

  4. Tengo 75 años, varón, he estado durante casi un año con un proceso de síndrome de piramidal (falsa ciática). Un bloqueo de piramidal y posterior rehabilitación kinésica me han liberado de los dolores.

    Aunque Uds.no mencionan dicho músculo en este artículo, es razonable pensar que está relacinado don los conceptos que Uds. presentan?

    Si es así, cuál sería vuestro consejo al respecto.

    • Hola Argentino, en efecto como comentas el piramidal es un músculo con gran importancia sobre la articulación sacroilíaca. Por su inserción en la cara antero-inferior del sacro y el ligamento sacrotuberoso este músculo tiene gran relevancia en la estabilización y movimientos de la articulación sacroilíaca. Sin embargo, resulta habitual encontrar este músculo rígido o acortado, lo que puede provocar una rigidez excesiva de la articulación así como una limitación en los movimientos naturales de las misma. En definitiva la alteración de este y otros músculos puede alterar el correcto equilibrio entre movilidad y estabilidad que requiere el correcto funcionamiento de la articulación sacroilíaca. Devolver el adecuado equilibrio muscular al complejo lumbo-pélvico ayudará sin duda a la mejora de dicha rigidez.
      Disculpa si hemos sido demasiado técnicos ya que resulta difícil dar una respuesta sencilla a una pregunta tan concreta. Si tenéis cualquier otra duda,estamos a vuestra disposición. Un saludo.

  5. Cuáles serían los ejercicios recomendados a seguir para tener las articulaciones en excelente funcionamiento? Muchas gracias

    • Hola Ana Laura, existen multitud de ejercicios a considerar. Por ejemplo resultan interesantes aquellos ejercicios de tracción realizados de forma unilateral que impliquen al sistema oblicuo posterior (glúteo mayor y dorsal ancho del lado contrario). En este enlace te dejamos un ejemplo. Saludos.

  6. Buen día, excelente artículo.
    Estoy preocupada pues tengo muchos problemas en mi columna; me indica el médico que son de nacimiento y por mi edad se han agravado. 63 años.
    Mi columna parece una S… en la cuarta y quinta vértebras es el mayor problema. Me recomiendan hacer natación pero tengo prolapso de vejiga.
    Hace un año me retiraron la matriz y acomodaron vejiga por polacos. Volvió a caerse la vegiga.
    Ahora dice el médico que me hará nuevamente cirugía que la sostendrá del Sacro con una banda.
    Con mis músculos tan debilitados y mi problema de columna… tengo temor de las consecuencias…

    Serían tan amables de orientarme?

    • Hola Josefina, en cuanto a la consulta por tus problemas de espalda y la recomendación de la natación te recomendamos leer nuestra entrada sobre natación y dolor de espalda. Por otro lado, teniendo en cuenta que has pasado por una cirugía y que tus problemas con el prolapso persisten es muy probable que tu musculatura, especialmente la del suelo pélvico, se encuentre débil y no pueda realizar sus funciones correctamente. Por tanto, es probable que un programa de ejercicio enfocado al fortalecimiento de la musculatura del tronco que haga especial énfasis en el trabajo abdominal y del suelo pélvico reporte beneficios tanto para tu espalda como para tu prolapso. Además en caso que tu médico determine que una nueva cirugía es la mejor opción, este tipo de ejercicios antes y después de la operación te ayudarán a garantizar una mejor recuperación.
      Gracias por compartir tus dudas. Un saludo.


[Arriba]

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir...