fbpx

Tradicionalmente la mejora del rendimiento en el running ha sido abordada desde la perspectiva del entrenamiento aeróbico mediante la propia carrera. Sin embargo, en los últimos años cada vez se viene haciendo más énfasis en el entrenamiento del core como método, no sólo de prevención de lesiones, sino también de mejora del rendimiento.

¿Cómo puede ayudar el entrenamiento del core a  la mejora del rendimiento?

Si tenemos en cuenta que dos terceras partes de la masa corporal se concentran en el tronco, parece lógico pensar que un adecuado control de la postura y movimientos del mismo resultará un factor determinante en el mantenimiento del equilibrio y optimización del movimiento.

Ciertos autores sostienen que es posible mejorar el rendimiento deportivo a través del entrenamiento del core. Esta afirmación se basa en que los músculos del core resultan ser una parte central en las cadenas musculares implicadas en la mayoría de acciones deportivas. Como ya comentamos en otras entradas, la activación de los músculos del core debe preceder a la de los músculos de las extremidades con el objetivo de crear una base estable para el movimiento de las mismas. La optimización de estos músculos supondrá una mejora en la transmisión de fuerzas generadas por las extremidades hacia el tronco y viceversa. Por el contrario, una alteración en un punto de la cadena, supondrá una disminución en la generación de la fuerza o en su eficiencia, con la consiguiente disminución en el rendimiento.

mejora del rendimientoPor ejemplo, durante la carrera se producen continuos cambios de apoyo entre una pierna y la otra que tienden a crear movimientos desestabilizadores en la pelvis y el tronco. Si estos movimientos no son controlados de forma adecuada por la musculatura, pueden interferir en la eficiencia de la carrera. Una musculatura del core capaz de estabilizar el tronco y controlar esos movimientos desestabilizadores, permitirá una aplicación más lineal de las fuerzas en el sentido del desplazamiento, produciendo un movimiento más eficiente.

En definitiva, los resultados encontrados hasta la fecha apuntan a que la estabilidad del core está relacionada con la mejora de la función muscular y el rendimiento deportivo. Por ello es necesario adaptar el programa de entrenamiento a las alteraciones musculares individuales. Si uno o varios eslabones de la cadena fallan el movimiento se realizará de forma poco eficiente y, seguramente, con compensaciones que inevitablemente causarán una disminución del rendimiento.


Silfies, S. P., Ebaugh, D., Pontillo, M., & Butowicz, C. M. (2015). Critical review of the impact of core stability on upper extremity athletic injury and performance. Brazilian journal of physical therapy, 19(5), 360-368.
Vera-García, F. J., Barbado, D., Moreno-Pérez, V., Hernández-Sánchez, S., Juan-Recio, C., & Elvira, J. L. L. (2015). Core stability. Concepto y aportaciones al entrenamiento y la prevención de lesiones. Revista Andaluza de Medicina del Deporte, 8(2), 79-85.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir...