fbpx

El mecanismo de producción más común del latigazo cervical es un accidente de coche. La brusca sacudida causada por la colisión de los coches provoca un fuerte movimiento de flexo-extensión de la columna cervical, que se ve sometida a grandes fuerzas de tensión y compresión.

Accidente latigazo cervical

Por ello, no resulta extraño que tras sufrir un latigazo cervical, se presenten una serie de trastornos asociados que pueden ser incapacitantes y permanecer en el tiempo. Estos pueden manifestarse como dolor cervical, de hombros, en brazos, zona interescapular o incluso lumbar. También pueden aparecer, mareos, dolores de cabeza, alteraciones visuales, parestesia, o alteraciones cognitivas como falta de concentración y memoria.

La aparición y perpetuación de estas consecuencias supone una discapacidad más o menos severa para la vida diaria del individuo. Pese a que gran parte de los pacientes se recuperan, los síntomas persisten entre un 12% y un 40% de las personas afectadas por el latigazo cervical.

latigazo cervical 2

Fuente: Neumann, D. A. (2007). Cinesiología del sistema musculoesquelético. Paidotribo.

Además, en el desarrollo del latigazo cervical pueden producirse daños en articulaciones, discos intervertebrales, cuerpos vertebrales, tejido nervioso, músculos, ligamentos, etc. Por un lado, los tejidos blandos como ligamentos o discos intervertebrales se distienden o comprimen excesivamente. Los músculos, además de elongarse en exceso, se activan y contraen violentamente tratando de proteger el cuello y sus estructuras.

Por tanto, debe considerarse la posibilidad de que se hayan producido lesiones estructurales. Sin embargo, aunque es importante determinar una posible lesión estructural en personas que hayan sufrido latigazo cervical, la identificación de dicha lesión en muchos casos resulta insuficiente para el desarrollo de un tratamiento apropiado y evitar la perpetuación de los síntomas.

Uno de los objetivos principales debe ser evitar que un gran número de pacientes desarrollen síntomas que se perpetúen en el tiempo. Por ello el tratamiento debe orientarse a abordar los mecanismos físicos y psicológicos que subyacen en el latigazo cervical.

Factores determinantes en la cronificación del latigazo cervical

Los diversos estudios realizados hasta la fecha han determinado una serie de factores capaces de pronosticar la buena o mala recuperación tras un latigazo cervical y en los que el tratamiento debe centrarse desde el primer momento:

  • La intensidad inicial del dolor es un factor determinante en la evolución de la recuperación por lo que debe ser adecuadamente gestionada y controlada.
  • Existe una relación entre el nivel de movilidad activa de la columna cervical y el dolor y la discapacidad del sujeto. El tratamiento deberá incluir técnicas que ayuden a recuperar dicha movilidad activa.
  • La aparición de alteraciones en el patrón de reclutamiento muscular tanto en la columna cervical como en la cintura escapular, se relaciona con mayores niveles de dolor y discapacidad. En otras palabras, se producen cambios en la forma en que el cerebro activaría los diferentes músculos para su correcto funcionamiento.
  • Se han identificado déficits cinestésicos como dificultad para reconocer con exactitud los cambios en la posición de la cabeza debido a la alteración de los receptores musculares o articulares. Además de esto, las alteraciones del equilibrio y la pérdida del control de la movilidad ocular son alteraciones con mayor presencia en pacientes con vértigos causados por latigazo cervical.
  • El latigazo cervical implica cambios más complejos ya que afecta al procesamiento del dolor en el Sistema Nervioso Central. Se puede producir una hipersensibilidad sensitiva que tenga entre otras consecuencias la disminución de los umbrales de dolor.
  • Se ha observado que los factores psicológicos y psicosociales son importantes en la transición del dolor agudo al crónico. Por ejemplo, pacientes con actitudes de afrontamiento del dolor pasivas, que buscan alivio de sus síntomas mediante distracciones se relacionan con una mayor duración de los síntomas. Sin embargo, aquellos que buscan el apoyo social y comparten sus preocupaciones mostraron un mejor resultado. Por tanto, entre otros muchos factores psicosociales, el estilo de afrontamiento adoptado por el paciente en las primeras fases es determinante. Por ello hay que apoyar y motivas al paciente a reincorporarse a su actividad normal.

Identificar los anteriores factores físicos y psicológicos presentes tras el latigazo cervical nos da la posibilidad de actuar sobre ellos, mejorar la recuperación y evitar su cronificación. Promover la confianza por parte del paciente, mantener niveles de actividad normales, reestablecer la movilidad cervical, recuperar el control motor y la fuerza de la musculatura del cuello y promover estrategias de afrontamiento adecuadas son sólo algunas de las múltiples medidas que podemos adoptar.


Cueco, R. T. (2008). La Columna Cervical; Sindromes Clinicos Y Su Tratamiento Manipulativo (Vol. 2). Ed. Médica Panamericana.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir...