fbpx

El dolor musculoesquelético independientemente de su localización (cervical o lumbar) se caracteriza por producir una marcada reducción en la calidad de vida de la persona que lo sufre. Para combatirlo existen una gran cantidad de tratamientos posibles, sin embargo, la evolución del mismo a menudo no es positiva y en muchos casos el dolor puede prolongarse en el tiempo, en ocasiones durante años. Por tanto, es necesario conocer cuáles son los mejores tratamientos para el dolor de espalda con el fin de evitar una atención ineficaz, costes innecesarios y perjuicios para los pacientes.

el mejor tratamiento para el dolor de espalda

Efectividad de diversos tratamientos para el dolor musculoesquelético

En un reciente estudio, se realizó una revisión general de las pruebas disponibles sobre las opciones de tratamiento más efectivas para el tratamiento del dolor musculoesquelético y donde también se analizó el grado de evidencia científica de cada tratamiento.

Tratamientos con una FUERTE evidencia científica.

Aquellos que hay una alta coincidencia entre el efecto estimado del tratamiento con el efecto real:

Ejercicio. La evidencia actual muestra efectos significativamente beneficiosos del ejercicio en el tratamiento del dolor de espalda, la función física y la calidad de vida. Además, los resultados de una intervención mediante ejercicio muestran beneficios tanto a corto como a largo plazo.

Inyecciones de corticoesteroides. La evidencia indica que las inyecciones ofrecen alivio del dolor a corto plazo para el dolor de hombro y rodilla, pero su efectividad para el dolor de espalda y cuello es incierta. Por otro lado, a largo plazo, los corticosteroides no son más efectivas que las intervenciones no farmacológicas como el ejercicio. En definitiva, las inyecciones de corticoesteroides pueden aliviar el dolor agudo y permitir que los pacientes toleren el tratamiento con ejercicio.

Tratamientos con una MODERADA evidencia científica.

Aquellos en los que hay una coincidencia media o moderada entre el efecto estimado del tratamiento y el efecto real:

Terapia farmacológica. Existe evidencia moderada de que las terapias farmacológicas son beneficiosas para el alivio a corto plazo del dolor musculoesquelético. Por tanto, los AINE, los inhibidores selectivos de Cox-2 y los opioides pueden ayudar a reducir de forma moderada el dolor a corto plazo, pero el potencial de efectos adversos de ciertos fármacos debe considerarse cuidadosamente.

Intervención psicológica. La evidencia disponible sugiere efectos beneficiosos de las intervenciones psicosociales sobre el dolor de espalda, cuello, rodilla y hombro. Además, el resultado del tratamiento psicosocial parece estar influenciado por otros factores, como el pronóstico del paciente, el profesional de la salud que proporciona el tratamiento, los ajustes para la administración del tratamiento y los componentes del mismo.

Tratamientos con una LIMITADA evidencia científica.

Aquellos en los que el efecto real del tratamiento puede estar lejos de lo estimado:

Terapia manual. La eficacia de la terapia manual puede ofrecer diferentes resultados dependiendo de cada paciente o del tipo de terapia y sobre todo de la experiencia del profesional que administra la terapia. En general, la evidencia disponible sugiere que la terapia manual, sola o en combinación con otros tratamientos, puede ofrecer efectos beneficiosos a corto plazo sobre el dolor y la capacidad funcional, pero puede no ser superior a otros tratamientos no farmacológicos (por ejemplo, ejercicio).

Educación del paciente. La evidencia de la efectividad del asesoramiento y la educación sobre el autocontrol como actuación aislada, sobre los resultados del dolor y la recuperación funcional fue difícil de evaluar. Los resultados muestran pequeños efectos sobre el dolor y la función física pero no han sido probados efectos beneficiosos a largo plazo.

Cirugía. La mayoría de las pautas especifican que los tratamientos quirúrgicos están indicados en una pequeña proporción de pacientes (menos del 8%) para dolor de cuello, hombro, espalda y rodilla. La efectividad de la cirugía como opción de tratamiento de primera línea no está establecida en la literatura actual. Existe evidencia moderada para respaldar la eficacia a corto plazo de las intervenciones quirúrgicas para el dolor y la función física, sin embargo, la evidencia también sugiere que la cirugía no es superior a las opciones de tratamiento conservadoras a largo plazo.

Otros tratamientos (acupuntura, ortesis, ultrasonidos, TENS, láser). Ya sea como tratamiento aislado o en combinación con otros tratamientos, han mostrado beneficios pequeños o inexistentes sobre el dolor y la recuperación funcional.

Efectividad de los tratamientos para el dolor musculoesquelético

Conclusiones

Existen multitud de factores que pueden influir en el resultado del tratamiento. La elección de los mejores tratamientos para el dolor de espalda o cuello debe basarse, entre otras cosas, en los beneficios y la evidencia científica de los mismos. Como hemos podio observar, no hay nada mejor que el ejercicio adecuado para tratar los dolores de espalda y cuello.


Babatunde, O. O., Jordan, J. L., Van der Windt, D. A., Hill, J. C., Foster, N. E., & Protheroe, J. (2017). Effective treatment options for musculoskeletal pain in primary care: A systematic overview of current evidence. PloS one12(6), e0178621.

Escribir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Compartir...